Canal RSS

Archivo de la categoría: Uncategorized

Un armario llamado Brimnes

Publicado en

Y como somos las personas… Tan distintas, tan iguales… Dicen que siempre hubo gente con clase y clases de gente… Complicado etiquetar teniendo en cuenta la gran dimesión del conjunto a clasificar.

Hoy, preocupada por encontrar un armario en el Ikea, escuché con mi padre la historia de Moulaye, un vendedor ambulante senegalés que recibió una paliza hace aproximadamente un año, una paliza por el mero hecho de ser de color, por ser diferente, distinto. Y en ese momento, de nuevo, me di cuenta de la frivolidad de la vida y de su superficialidad; de como tenemos la idea en nuestra cabeza de que la vida son dos días y que hay que disfrutarla, vivir al máximo, pensando siempre que hoy puedes estar aquí y mañana allí. Y aunque a esta filosofía podemos darle la vuelta; al final lo que se busca es que vivamos velozmente preocupados únicamente por nuestros problemas, aquellos que solo me a atañen a mí, o como mucho a los míos, eso sí solo a los más allegados. Por eso nos da más pena que vuelque un autobús en la ruta que pasa a 70 kilómetros de nuestro pueblo que el tren del hambre arrase la vida de miles de niños sin contemplación ni espacio de tiempo a miles de kilómetros de aquí.

Pero es que todos tenemos problemas, todos queremos soluciones, satisfacer deseos, lograr sueños, cumplir metas, llegar a objetivos, encontrar la felicidad… Nuestra felicidad…
Y muchas veces ponemos en una balanza lo que tenemos, lo que queremos y lo que podemos llegar a conseguir (siempre en primera persona, claro está)… Y la balanza nunca está como queremos que esté, y arriesgamos lo que tenemos por lo que podríamos tener; y fallamos, muchas veces fallamos, pero no nos arrepentimos. Y entonces llega el archiconocido: “Valoramos lo que tenemos cuando lo perdemos” ¿Por qué? ¿Es que acaso estamos mal programados? O todo esto es producto del desviado Carpe Diem…

Y en el caso de que arriesguemos algo y lo perdamos… Siempre podemos dar marcha atrás y recuperarlo, ¿O, no? Eso sí, sin reconocer el error o pensando que si así ocurrió primero, por algo sería.

Volar manteniendo los pies en la tierra, a mí me resulta imposible. Seré yo, será esta noche de Julio, será que Obama podría haber sido Trayvon Martin, será el “Carpe Diem”, será la gente, será el “egoísmo” o quizás mi redomado escepticismo.

Por cierto, finalmente problema solucionado, encontré el armario que quería.

La indepencia de los medios

Publicado en

“Desde que se inventó la imprenta, la libertad de prensa y la voluntad del dueño es la imprenta”

Muchos dirán que ahora no hay independencia en RTVE, la pregunta es ¿La había antes?

#YodigoNO

Publicado en

Hoy 17 de Mayo fue el día en contra de la homofobia. #YodigoNO es el lema con el que se han manifestado muchas personas en toda España.

Personas muy distintas y diversas, heteros y homos se han echando a la calle para decir: No a la homofobia. Esta a fin de cuentas, afecta a todas las personas ya que la homofobia es odio y el odio nos perjudica y nos involucra a todos.

Siempre pensé que los besos eran bonitos no por quienes se los daban, sino por como lo hacían. Ojalá algún día podamos celebrar el día del beso en vez del día en contra de la homofobia. Ese día dejará de existir un odio innecesario, al igual que lo son todos los odios…

Mientras eso cambia, que cambiará,  #YodigoNO a la homofobia y #SíALosBesos

Un 15 de mayo, como otro cualquiera

Publicado en

Sucedió así, visto con mis ojos todo pasó muy rápido, aunque realmente el plato ya llevaba tiempo cocinado. El primer día estaba sola sentada en la plaza de la escandalera, a mí alrededor no más de cien personas. Justo sentada a mi izquierda otra chica solitaria me dijo: “Esto no ha hecho más que empezar”. El siguiente día, en la misma plaza, el número de personas se había multiplicado por 10. El siguiente día, el número alcanzaba ya las tres mil personas,  desde ese día no volví a ir sola a la plaza…

Mi etapa dorada del 15m la viví en Valladolid. Aunque mi participación en el movimiento fuera mucho más indirecta que la de los acampados, me sentía y me siento parte de ellos. Sentadas, asambleas, gritos mudos, manifestaciones, rosas contra armas, balcones empapelados… Tomamos la calle como nunca mis ojos lo habían visto. Muchos dicen hoy que el 15m no sirvió para nada, que fue un movimiento utópico con grandes miras y poca concreción. No estoy de acuerdo, para mí el 15m fue un grito a la esperanza, un “el mundo se puede cambiar”. El 15m abrió mis ojos, y como los míos los de muchos otros que hoy ven la vida con otras miras…

No soy la persona más activista, ni la más entregada por la causa, pero como me dijo una vez una muchacha, un 15 de mayo como otro cualquiera: “Esto no ha hecho más que empezar”. Imagen

Diez minutos para la reflexión

Publicado en

Inspiración

Publicado en

Y de pronto se fue, se marchó y aún no ha regresado. Tan rápido como llegó, desapareció. Aún sigo buscándola… Hay quien cree que llega cuando menos te la esperas, y otros la encuentran reflejada en las musas…  En una nota musical, en el color verde del musgo, en una ventana  helada que refleja un frío patio, en una puesta de sol, una dulce sonrisa, una mirada cómplice… Pero, a veces solo es cuestión de saber esperar, entonces, el momento llegará. Y a mi, aunque no se me da nada bien, sigo esperándola…

Punto y seguido

Publicado en

Si todos sabemos que todo cambia ¿Por qué nos dan tanto miedo los cambios? Nos pasamos los días preparándonos para romper con la monotonía, para empezar de cero, para cambiar los colores de nuestra rutina… Y cuando llega el momento, el instante exacto de mirar hacia un nuevo presente, parece que todo se derrumba y que queremos seguir con nuestra vida, queremos que nada cambie, que todo siga como está. Pero a veces, hay más razones que el plantarle cara a la monotonía, a la comodidad; a veces existen razones de peso, el problema es que no sabemos diferenciar cuando nuestras razones son lo suficientemente valiosas como para arriesgar lo que hemos conseguido hasta hoy.

Cuando estas al borde del abismo, solo tienes dos opciones echarte atrás o saltar. Hay personas que saltan sin miramientos, cuentan hasta tres y se lanzan al vacío. Otras no tienen reparos en echar a correr en la misma dirección por la que habían llegado. Yo en cambio, cuando estoy en ese punto extremo, miro hacia atrás esperando que alguien me detenga o me empuje al vacío. Cuando veo que nadie llega, tiento a la suerte. Me asomo al precipicio y dejo un pie colgar, a veces funciona para caer por “descuido”. Soy capaz de estar en ese punto, en standby, horas, incluso días. Hasta que alguien se apiada de mí y de un ligero soplido me empuja al futuro que yo misma elegí.

Sin duda alguna, lo peor es la espera. Estar en el purgatorio sin saber con qué te vas a encontrar esta vez. Saber si sufrirás, si te irá bien pronto, si hará buen tiempo, si perderás al amor de tu vida por embaucarte en otra de tus estúpidas tonterías… Sí, ese tipo de cosas son las que corroen mis nervios, y hacen que sea incapaz de pegar ojo últimamente. Cuando por fin consigo dormir los sueños, mis peores y mis mejores amigos, me atormentan enseñándome un futuro incierto.

Esta y la próxima, serán mis semanas en el purgatorio, a la espera de los acontecimientos que deben llegar.

La verdad es que no entiendo por qué le damos tantas vueltas. En esta vida hay muy pocas cosas que no tengan botón de deshacer, quizás diría que solo una. Entonces, si algo sale mal, siempre podemos regresar. ¿No?

A %d blogueros les gusta esto: