Canal RSS

Archivo de la etiqueta: #acampadaoviedo

Todo cambia

Publicado en

Sé que estoy muy pesada con el tema, que más de uno pensará que no sé escribir sobre nada más. Mi blog seguro aburre a los desesperanzados, habrá muchos que hayan decidido no volver a pasarse por aquí, y otros seguro optarán por hacerme un unfollow twittero en toda regla. Quizás lo merezca, pues el objetivo del blog ha cambiado desde el primer momento en que empecé a escribirlo.

Desde luego, este blog no es un prisma, y aunque intento  permanecer alejada, y relegada a un segundo plano me doy cuenta de la dificultad que este hecho entraña. Me es inevitable implicarme de lleno en cada historia, en cada momento, en cada pincelada… Es imposible para mi ser un mero altavoz, una herramienta que solo difunde la información. Este blog, me esta sirviendo para encontrarme a mi misma, y para aprender de mis errores para que en un futuro, si consigo llegar a ser periodista (con todas las letras) pueda evitar caer en estas trampas.

Sin dar más vueltas, os adjunto este video, que me parece merece mucho la pena. Es de Avilés, de la manifestación del pasado 5 de Junio, cuando el pueblo tomó el Óscar Niemeyer.

Para mi, fue sin duda uno de los momentos más emocionantes, no solo del acto, sino del movimiento.

http://www.youtube.com/watch?v=WNN0UrNQpJ4

¡Va por Valencia!

Anuncios

Por hacerme volver a creer

Publicado en

En mi memoria quedará guardado para siempre mayo del 2011. Puede ser que olvide los días calurosos de verano en la playa, quizás olvide el color de mis ojos, puede que no recuerde el nombre de alguna de las personas que han pasado por mi vida, pero siempre me acordaré de mayo del 2011. ¿Por qué? Porque fue cuando las cosas comenzaron a cambiar.

El sentimiento de unión y la lucha por la utopía unieron a miles y miles de desconocidos todos diferentes. Desconocidos que solo tenían una cosa en común, la indignación. Esta unión nos hizo y nos hace fuertes, hace que creamos que podemos lograr lo imposible. Hace unos meses, un movimiento parecido al del 15M solo estaba presente en mis sueños, y ahora se está cumpliendo.

Ayer, en Avilés, miles de personas gritamos al unísono que el futuro se puede cambiar, que el mundo puede girar en el sentido contrario. Supongo que para eso solo tenemos que creer que el mundo puede cambiar. Creer, tener fe, esperanza es lo que nos hará fuertes cuando la lucha se torne más difícil de lo que ya se presenta.

A pesar de esto no sería justo engañaros, ni mucho menos engañarme. No siempre todo ha sido luz. Recuerdo el primer día que bajé a la Plaza de la Escandalera (Oviedo), seríamos unas 100, 150 personas. ¿Dónde estaba la gente? ¿Por qué no estaban hay sentados a nuestro lado? La incomprensión me duró muy poco; pues al día siguiente el número de indignados se duplicó, y al siguiente la plaza estaba a rebosar. Fue entonces cuando me tocó retornar a Valladolid y acercarme a Fuente Dorada. A las diez de la noche llegué como de costumbre a Campo Grande. En menos de una hora ya estábamos en “Fuerte Dorada”, cuando llegué y vi todo lo que mis ojos eran capaces de procesar, un sentimiento recorrió todo mi cuerpo, no era felicidad o alegría exactamente, era un sentimiento a medias entre la sorpresa y la esperanza. “Todo puede cambiar” pensé.

Cada día, en cada visita a la acampada, recobrábamos un poco de fe perdida, fe que habíamos perdido en nosotros mismos. Todos estos sentimientos nos hacían más fuertes, más capaces, más felices, más luchadores… Los acampados habían conseguido despertar el sentimiento de democracia que estaba inmerso en cada uno de nuestros corazones, nos habían empujado a volver a creer, a levantar nuestras voces, a buscar lo imposible, a romper con el sistema, a decir no, a eliminar el conformismo de nuestras cómodas vidas… Solo tengo el gusto de conocer a algunos de estos héroes, a la mayoría no los conozco, ni siquiera sé sus nombres; pero me atrevería a decir que les quiero. Han hecho por mí en quince días lo que solo las personas que verdaderamente me quieren harían por mí. Luchar por que todos tengamos un presente y un futuro mejor.

Para mí, los momentos más bajos llegaron con las elecciones y con el anuncio de DRY en el que especificaban que ellos eran independientes de las acampadas. En ambos momentos sentí como si me cruzarán la cara, como si estuviera soñando y alguien se empeñara en hacerme despertar gritándome y zarandeándome con fuerza. Eran voces de personas incrédulas, personas con nombre y apellidos que me decían: “Despierta, vuelve a la realidad, esto no va a cambiar, no vais a conseguir nada, vuelve a la realidad”. Por un momento casi lo consiguen. Tuve que ser yo la que les diera las noticias a dos de las personas que han estado viviendo conmigo esto casi desde el primer momento. Cuando les explique la situación y vi sus caras desencajadas, la tristeza en sus ojos, la desilusión en sus corazones… Me di cuenta. No era justo. No. No podíamos perder la esperanza, no podíamos ser egoístas teníamos que seguir creyendo sino era por nosotros, tendría que ser por los acampados. No se merecen nuestra decepción o incredulidad. Necesitan todo nuestro apoyo y necesitan que en los momentos duros las plazas se llenen de gente que les apoya, de gente que cree. Por eso volví a soñar, por eso sueño hoy y soñaré mañana, y por eso sé que aunque a veces parezca imposible, el sol volverá a salir cada mañana para recordarnos que el mundo puede y va a cambiar.

Seamos realistas, pidamos lo imposible

A todos los acampados,

gracias por hacerme volver a creer.

Y a ti, ¿Qué te indigna?

Publicado en

Hoy el viaje de vuelta a mi otro hogar, Valladolid, me ha impedido asistir a la asamblea convocada para esta tarde en la Plaza de la Escandalera en Oviedo. Son las 20.ooh y ahora mismo en gran número de plazas españolas, ciudadanos del mundo irán uno a uno cogiendo un pequeño micrófono para alzar sus voces y cantar a todo aquel que quiera escuchar sus indignaciones.

Algunas de estas son compartidas, otras no. Es lo bonito de una asamblea, de un movimiento como este. La base es la misma para todos, pero cada uno puede mostrar sus preocupaciones personales y todos juntos unir la voz por la colectividad. 

Plaza de la Escandalera

Si me preguntarán a mi directamente ¿Por qué estoy indignada?, realmente hoy no sabría por dónde empezar. Si me remontara una semana en el pasado, lo tendría claro y diría:

 “Estoy indignada con los sueldos de los dirigentes políticos y los banqueros. Estoy indignada con que parte de los políticos que se presentan a las próximas elecciones estén imputados en casos de corrupción y aún así tengan la posibilidad de llegar a dirigir una comunidad. Me indigna nuestra ley electoral, sí, esa que beneficia el bipartidismo. Esa que hace que tanto PSOE como PP tengan legitimidad para pasar el tiempo discutiendo entre ellos sin buscar soluciones a ninguno de los problemas de la sociedad. Me indigna mantener a un “embajador de asuntos exteriores” apodado rey y a toda su familia. Me indigna pagar una crisis que no hemos generado nosotros, me indigna que se acaben las ayudas sociales a cambio de salvar a los bancos. Me indigna ver como familias enteras acaban en la calle a causa del paro y de una hipoteca exacerbada. Me duele en el alma ser testigo de cómo cientos de personas se juegan la vida por llegar a España en busca de una vida mejor. Me indigna ver que vienen engañados, pero más aún me encoleriza ver como se les recibe aquí. Cómo algunos los invitan a irse con una patada en el culo como si no fueran personas, como si no valieran lo mismo que vales tú, lo mismo que valgo yo y que valemos todos…”

Cartel

Podría seguir durante horas. Esto me indignaba en el pasado y ME SIGUE INDIGNANDO hoy, ahora, en este mismo instante. Me encantaría poder volver atrás en el tiempo y preguntar uno a uno, persona a persona si estoy indignada con o sin razón. Estoy segura de la respuesta. Lo estoy, porque no son solo mis razones, son los de muchos.

Jueves - Movimiento 15M

Pero es que hoy, estoy aún más indignada. Mi indignación crece por segundos. Avanza dentro de mí hasta apoderarse de todo mi cuerpo. Hace unos días los jóvenes éramos para algunos lo más parecido a un parásito. Con el 15m la juventud se ha tirado a la calle, respaldada por personas de todas las edades y condiciones. Nos hemos lanzado a la calle para decir ¡Basta! ¡Estamos indignados! ¡Queremos cambiar las cosas, podemos y vamos a hacerlo! ¿Qué hemos recibido como respuesta? Pues bien, ya no somos parásitos, ahora somos anti-sistemas, anarquistas, ni-nis, terroristas, anti-demócratas… Estos días en los medios de comunicación hemos podido escuchar calificativos de todos los colores, y a cada cual más incoherente y descabellado. Esto no solo me indigna, sino que además me aterra. Si los ciudadanos no podemos mostrar nuestro descontento ante determinados abusos… Entonces, ¿En qué régimen político vivimos? Se me ocurren muchas palabras, ninguna es DEMOCRACIA.

Estudio periodismo, este es mi último año. Siento vergüenza de cómo se está tratando este tema en ciertos medios de comunicación. Por mi parte, pienso informarme sobre qué tipo de derechos constitucionales tengo con respecto a las “opiniones” vertidas sobre nosotros estos días, tachándonos con calificativos calumniosos e injuriosos. Me gustaría que si vosotros al igual que es mi caso, sentís que algún medio de comunicación os ha faltado indebidamente al respeto lo expresarais al igual que hizo la colega Cristina en RNE. La prensa tiene derechos, pero también tiene deberes. Quizás estamos a tiempo de cortarle las alas al cuarto poder…

Espero ansiosa vuestras indignaciones

 ¡¡Siente la llamada de la libertad, rompe las cadenas que te hacen llorar!! ¡

¡¡Rompe tu jaula!!!

#nolesvotes

Los héroes del 15m

Publicado en

“Cuando hagamos un repaso, puede que nos acordemos de hoy como uno de los días más felices de nuestras vidas”. Esta fue una de las frases de muchas que pudieron escucharse durante una de las asambleas celebradas en la plaza de la Escandalera en Oviedo. Quizás fue uno de los momentos más emocionantes. También es cierto que el clima ayudaba a teñirlo todo de revolución, pues el tiempo estaba revolucionado y llovía por momentos. Era esta lluvia que parece suave, que cada vez se hace más intensa y que acaba por empaparte por completo. “Como este movimiento” pensé yo mientras apartaba uno de los mechones mojados de mi cara.

El 15M puede hacer historia. Ayer, hoy y mañana pueden convertirse en momentos de la historia de esos que acaban estudiándose en los libros. Muchas veces nos quejamos de que nadie hace nada, por fin la gente está saliendo a las calles alzando sus voces para decir: ¡Hasta aquí! Hoy me siento orgullosa de pertenecer a esta juventud.

A pesar del embriague de la felicidad no podemos ser ilusos. Aun queda mucho por hacer y mucho por luchar. No podemos descuidarnos, esto no puede ser un movimiento aislado, esto debe continuar. El domingo sin lugar a dudas será una fecha crucial, un balance de como han ido las cosas y hasta que punto se han obtenido resultados. Pero antes del día x, está el sábado un día también de máxima relevancia. Se ha conocido hace escasos instantes que la Junta Electoral prohíbe las acampadas el sábado por ser jornada de reflexión. En Oviedo se hablaba esta tarde de preparar una “gran chorizada” pero todo hace presagiar que el sábado será un día duro y complicado.

Desde aquí transmitir todo el ánimo posible a los que hoy se encuentran acampados, algunos ya por quinta noche consecutiva, sois los verdaderos héroes de este movimiento. Gracias a vosotros la historia cambiará su curso.

Asamblea de la #acampadaoviedo Jueves 19 de Mayo

A %d blogueros les gusta esto: