Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Corresponsal

“El periodista debe buscar la verdad de los hechos incluso cuando esa verdad choque con la suya propia.” Diego Carcedo

Publicado en

José Manuel Diego Carcedo nació en 1940 en Cangas de Onís. Tras finalizar sus estudios de Historia y de Periodismo comenzó a trabajar en el diarió ovetense La Nueva España. En 1974 entra a trabajar en Televisión Española. En 1978 fue nombrado corresponsal de TVE en Lisboa, cargo que ocupa hasta 1984, en que es trasladado a Nueva York. En 1989 fue nombrado director de los Servicios Informativos de TVE y en 1991 director de Radio Nacional de España. Desde 1996, en que cesa de su cargo, fue miembro del consejo de administración de RTVE. En 2006 fue elegido como Presidente de la Asociación de Periodistas Europeos.

P.

“¿Tu verdad? No, la verdad y ven conmigo a buscarla. La tuya guárdatela” ¿Cree usted que Machado muestra un principio básico del periodismo con esta frase?

R.

Creo que sí. Sólo un talento de la categoría de Antonio Machado podría expresarlo con tanto acierto. El periodista debe buscar la verdad de los hechos incluso cuando esa verdad choque con la suya propia.

Diego Carcedo - Foto Jonathan González

P.

¿Es posible encontrar la verdad trabajando para una empresa, un grupo mediático que aglutina diferentes medios de comunicación?

R.

Por supuesto. Nunca es fácil, desde luego. Y las exigencias empresariales a veces lo dificultan. La falta de tiempo para investigar suele ser una dificultad importante. Otras veces son las condicionantes de la línea editorial o lo intereses del medio que no siempre son puramente periodísticos.

P.

¿Cuál es el camino que tiene que seguir un periodista para ser fiel a la verdad?

R.

Investigar los hechos y contrastar los datos. En el periodismo sajón se requieren tres fuentes para poder ofrecer el relato de los hechos con garantías de veracidad. Aquí no somos tan exigentes pero en mi opinión contar con el aval de dos fuentes me parece imprescindible.

P.

En la conferencia del pasado jueves, usted comentaba la dificultad que suponía, antes de Internet, el hecho de hacer llegar una noticia a la redacción. Hoy, gracias a la aparición de los nuevos medios, todo esto es más rápido y sencillo. ¿Tiene ahora el periodista más tiempo para dedicarse a buscar la verdad?

R.

Indudablemente. Todo el tiempo que antes requería enviar las informaciones ahora se puede emplear en investigar más a fondo los hechos. Ahora existen más facilidades pero eso no implica que el trabajo del periodista sea más fácil. Ahora se exige más y no sólo en rapidez. Vamos, que no hay disculpas.

Diego Carcedo - Jonathan González

P.

La red abre un abanico inmenso de posibilidades. ¿Están los periodistas aprovechándolas al máximo?

R.

Opino que todavía no, pero es cuestión de tiempo. La red está aún por explorar plenamente. Es el futuro, pero el futuro requiere implicación y tiempo. Hay que intentar que ese plazo de tiempo sea lo más breve posible.

 

P.

El viernes en Castilla y León televisión se declaró a favor de la difusión de la información que posee Wikileaks. ¿Qué efectos cree que este fenómeno traerá al periodismo del futuro?

R.

Desde luego, estoy a favor aunque comprendo que tendrá efectos graves para las relaciones internacionales, para la diplomacia y para la actividad política en algunos países. Para el periodismo no tanto. El hecho de que hayan revelado unos secretos no tiene por qué perjudicar a la actividad periodística. Hay que seguir trabajando en la búsqueda de la verdad de lo que ocurre en nuestro entorno. Las revelaciones de Wikileaks no son noticias probadas; son los informes de las embajadas de los Estados Unidos que no tienen por qué ser ciertos. Los diplomáticos y sus informadores también se equivocan. Hay un trabajo peridístico que no se está realizando y es comprobar si algunos de esos hechos que aparecen en los cables de las embajadas son verdaderos.  En realidad, la inmensa mayor parte del contenido de esos cables ya habían sido difundido porlos medios de comunicación. Wikileaks lo que hace es revelar ese tráfico diplomático sin entrar en otras consideraciones. Claro que, como se está demostrando, a veces los diplomáticos tienen mejor acceso a hechos u opiniones que los periodistas.

P.

Respondiendo a una pregunta de un compañero durante la charla del jueves afirmó que en alguna ocasión había sido censurado. ¿Alguna vez usted ha tenido acceso a una información y ha decidido no publicarla? En otras palabras ¿Se ha autocensurado en alguna ocasión?

R.

Si, en alguna ocasión. Creo que todos los periodistas nos autocensuramos algunas veces. Las razones pueden ser variadas. Generalmente ocurre cuando no se tienen posibilidades plenas de demostrar la veracidad de una información. No hay que olvidar que las leyes están ahí y en caso de conflicto, hay que estar preparado para responder ante un juez. Por eso a veces hay que tragarse una información cuando aún no la tenemos contrastada al cien por cien.

Diego Carcedo - Jonathan González

P.

Si tuviera que elegir entre todos los momentos que ha vivido como periodista. ¿Con cuál se quedaría?

R.

Pues, no lo sé. Como experiencia dura pero excepcional, quizás con los últimos días de la guerra de Vietnám. Pero no es la única. También las primeras elecciones democráticas en España que transmití con otros compañeros para TVE o la dramática ansia de la tarde y noche del 23 F, vivida desde Lisboa.

 

P.

La mayoría de los asistentes que el jueves tuvimos la oportunidad de escucharle somos jóvenes con sueños de grandeza. Sueños como el de trabajar de periodistas y sentirnos realizados con nuestro trabajo. Día a día escuchamos que estamos en una “carrera de futuros parados”. ¿Cómo se lucha contra eso?

R.

No creo que haya que asumir esa definición que estoy seguro cambiará en los próximos tiempos. La realidad es que hay más periodistas que puestos de trabajo y eso impone esfuerzos suplementarios. Primero, formándose bien y luego empleándose a fondo en el trabajo que nos toque o que consigamos.  Mi consejo es que no hay que desilusionarse y que con buena voluntad se puede salir adelante aunque no es un secreto para nadie que los tiempos son malos para muchas profesiones, y la periodística entre ellas.

P.

Por último, ¿Qué consejo le daría a un “aspirante a periodista”?

R.

Según estás las cosas que se lo piense, que evalúe su vocación y su voluntad de asumir los sacrificios que una profesión así requiere. Hay muchas profesiones interesantes también y, lo que no se recomienda, es fijarse en los aspectos digamos relumbrantes de la actividad periodística. Es un trabajo que no siempre proporciona popularidad, que no facilita viajes de recreo y que requiere seriedad, esfuerzo a veces sin límite y sacrificios que en otras actividades no resultan tan necesarios. Por lo tanto, si se asumen estas ideas, adelante.

 

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: