Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Reflexión

Punto y seguido

Publicado en

Si todos sabemos que todo cambia ¿Por qué nos dan tanto miedo los cambios? Nos pasamos los días preparándonos para romper con la monotonía, para empezar de cero, para cambiar los colores de nuestra rutina… Y cuando llega el momento, el instante exacto de mirar hacia un nuevo presente, parece que todo se derrumba y que queremos seguir con nuestra vida, queremos que nada cambie, que todo siga como está. Pero a veces, hay más razones que el plantarle cara a la monotonía, a la comodidad; a veces existen razones de peso, el problema es que no sabemos diferenciar cuando nuestras razones son lo suficientemente valiosas como para arriesgar lo que hemos conseguido hasta hoy.

Cuando estas al borde del abismo, solo tienes dos opciones echarte atrás o saltar. Hay personas que saltan sin miramientos, cuentan hasta tres y se lanzan al vacío. Otras no tienen reparos en echar a correr en la misma dirección por la que habían llegado. Yo en cambio, cuando estoy en ese punto extremo, miro hacia atrás esperando que alguien me detenga o me empuje al vacío. Cuando veo que nadie llega, tiento a la suerte. Me asomo al precipicio y dejo un pie colgar, a veces funciona para caer por “descuido”. Soy capaz de estar en ese punto, en standby, horas, incluso días. Hasta que alguien se apiada de mí y de un ligero soplido me empuja al futuro que yo misma elegí.

Sin duda alguna, lo peor es la espera. Estar en el purgatorio sin saber con qué te vas a encontrar esta vez. Saber si sufrirás, si te irá bien pronto, si hará buen tiempo, si perderás al amor de tu vida por embaucarte en otra de tus estúpidas tonterías… Sí, ese tipo de cosas son las que corroen mis nervios, y hacen que sea incapaz de pegar ojo últimamente. Cuando por fin consigo dormir los sueños, mis peores y mis mejores amigos, me atormentan enseñándome un futuro incierto.

Esta y la próxima, serán mis semanas en el purgatorio, a la espera de los acontecimientos que deben llegar.

La verdad es que no entiendo por qué le damos tantas vueltas. En esta vida hay muy pocas cosas que no tengan botón de deshacer, quizás diría que solo una. Entonces, si algo sale mal, siempre podemos regresar. ¿No?

Anuncios

La vida vivida desde un zapato

Publicado en

La vida da tantas vueltas que de repente no sabes en qué punto te encuentras. Ojeas (sin h de hilo) fotos anónimas perdiendo tu valioso tiempo. Encuentras átomos separados que decidieron unirse con el paso de los años. Personas que nunca antes habían tenido ningún tipo de relación y que ahora forman un estrecho tándem difícil de separar. Son las cosas de esta vida, tan apasionante como fugaz.

Algunos creen que su vida es un laberinto sin salida, lleno de paredes monótonas y de rectas interminables, grises, oscuras, frías; pero sobre todo aburridas. En mi caso, siempre he creído que mi vida es de película, y me gusta vivirla así, como si realmente lo fuera. Sintiendo la película y creyéndome el personaje principal. “Show must go on”.

Creo que todas las vidas son iguales, si hay alguien que decide nuestro destino, cosa que dudo; supongo que únicamente se decanta por echar más pimienta, sal, o azúcar en nuestros platos, y que resultado de ese combinado, aparecemos nosotros con nuestras circunstancias. Eso hace que lo que en un principio era una base idéntica se convierta en el ying y el yang. Curioso, a la vez que injusto, muy injusto.

Una vez escuché que antes de juzgar a alguien debíamos caminar muchos kilómetros sobre sus zapatos. He juzgado y juzgo muchas veces, pero nunca he cambiado mis zapatos con el de otra persona…

¿Por qué es tan fácil juzgar  y en cambio es tan difícil caminar?

A %d blogueros les gusta esto: